Arcilla, lodo, barro, fango, cieno, limo... ¿son lo mismo?

3.12.16 0 Comments A+ a-



¡Buenas!

Las arcillas son un recurso habitual en numerosos tratamientos y productos cosméticos. Pero no es el único elemento natural que nos ofrece la tierra: barros, lodos y fangos son usados por igual en el mundo de la belleza y el cuidado corporal y facial.

Pero en este caso nos encontramos con términos muy parecidos, y que pueden generar dudas al no saber si designan conceptos iguales o diferentes. Espero que la entrada de hoy os ayude a solucionar todas las inquietudes que tengáis. ¡Vamos a ello!

¿Qué dice el diccionario?
Ante dudas de índole lingüística, ¿que mejor que recurrir al diccionario?. Veamos que definiciones nos da la RAE:

Fango: Lodo glutinoso que se forma generalmente con los sedimentos térreos en los sitios donde hay agua detenida.
Barro: Masa que resulta de la mezcla de tierra y agua.
Lodo: Mezcla de tierra y aguaespecialmente la que resulta de las lluvias en el suelo.
Arcilla: Tierra finamente dividida, constituida por agregados de silicatos de aluminio hidratados, que procede de la descomposición de minerales de aluminio, blanca cuando es pura y con coloraciones diversas según las impurezas que contiene.
Cieno: Lodo blando que forma depósito en ríosy sobre todo en lagunas o en sitios bajos y húmedos.
Limo: Lodo, cieno. (rico en materia orgánica, según otros diccionarios)

El diccionario nos ha aclarado la primera duda: los términos no designan lo mismo, es decir, son diferentes.


Connotaciones
Pero profundicemos más en las palabras. Seguro que cuando las habéis leído os han pasado distintas imágenes y sensaciones por la mente. En mi caso, hago una distinción muy particular entre términos "limpios" y "sucios".

Para mí, la arcilla y el barro son "limpios".
El barro no es más que tierra y agua mezcladas, una masa que yo misma hacia de pequeña para jugar a las cocinitas en mi casa de campo. Este barro puede contener de todo, incluso arcilla, por lo que para mi el barro es una mezcla simple de tierra y liquido.
La arcilla es algo mucho más puro, como un principio activo aislado, listo para ser usado y aprovechar todas sus virtudes. Un polvo compuesto por diferentes compuestos químicos e "impurezas" (como óxidos  que le confieren sus colores) que podría equiparar a un aceite o a una sustancia como el aloe vera o el agua de rosas.

Por otro lado, tenemos los elementos "sucios": el lodo, el fango, el cieno y el limo.
Cuando hablamos de un lodazal o del fango, casi todos pensamos en un barro que nos obstaculiza, nos ensucia, nos molesta... De hecho, si nos fijamos en las definiciones veremos que el fango es un barro que surge de la mezcla de tierra y agua estancada rica en materia orgánica (mmmmm, caldo de cultivo para bacterias y larvas), mientras que el agua de la mezcla que compone el lodo es resultado de la lluvia, que si tenemos en cuenta temas como la contaminación ambiental y la lluvia ácida... Os dejo sacar vuestras propias conclusiones.

Además, el termino "fango" se usa muchísimo en las estaciones depuradoras de aguas residuales, y uno de sus requisitos es que sea putrescibles. Por lo que debido a esto voy a dejar de usarlo para referirme a productos cosméticos, y relegarlo al mundo del tratamiento de residuos.

El limo, a mi parecer, es un fango procedente de los ríos rico en materia orgánica (por ejemplo, el fértil limo del Nilo), lo que evoca en mi mente una imagen de un barro arenoso y fino de color verdusco. Respecto al cieno, solo os diré una cosa: ciénaga.

Pero recordemos que esto es mi opinión, influenciada por factores sociales y culturales. En la realidad todo puede ser "sucio" (barro hecho de tierra llena de residuos, o arcilla no purificada y llena de impurezas perjudiciales), o limpio (lodos resultantes de lluvia limpia, fangos de manantiales y acuíferos, limos de ríos cristalinos y cieno.... vale, el cieno creo que no tiene excusa.)


Usos del lodo, el barro y la arcilla.
La fangoterapia es la palabra usada para aglutinar todos aquellos tratamientos que emplean barros, fangos y/o arcillas. Estas técnicas se llevan usando desde el antiguo Egipto (fuente) y ha perdurado por años hasta llegar a nuestros tiempos. Es un procedimiento barato, con resultados visibles a nivel externo y sencillo de aplicar, tanto que se utiliza tanto a nivel profesional (balnearios, clínicas...) como a nivel personal.

En materia de arcillas, disponemos de numerosas variedades, siendo las principales la verde, la blanca y la roja, y existiendo otras variedades "exóticas" y mezclas.

En cuanto a los lodos y/o barros, el abanico es incluso más extenso.
Su procedencia es variopinta: desde lagos y ríos hasta mares y manantiales. A partir de aquí, os podéis imaginar la cantidad de tipos y denominaciones entre las que podemos elegir.
De igual manera, es destacable el uso de la materia orgánica como un factor beneficioso para la calidad de los lodos: esta materia orgánica, al descomponerse en inorgánica, dota a estos lodos de una gran cantidad de oligoelementos y minerales que no podríamos conseguir de otra forma.


Resumen
  • El barro es una mezcla de tierra y agua.
  • La arcilla es una roca sedimentaria constituida por diferentes agregados minerales e impurezas, que permiten la variedad de colores y propiedades.
  • El fango es una mezcla de tierra y agua estancada, rica en materia orgánica, que es putrescible, por lo que reservamos este término para el campo de la depuración de aguas residuales.
  • El lodo es una mezcla de tierra y agua (procedente de mares, ríos, lagos, manantiales) con propiedades terapéuticas
  • El cieno se usa para denominar al barro de ríos y lagunas, aunque la connotación es negativa (de nuevo aguas putrefactas, de ciénaga)
  • El limo es un barro fluvial rico en materia orgánica, muy apreciado por su fertilidad para cultivar.
¿Os ha sido útil entrada? ¿Conocíais todos estos términos? Déjame tu opinión en los comentarios =)


Gracias por leerme ~


RSS Facebook Twitter Instagram Pinterest Google +

Este post ha sido redactado según el código de confianza C0C

Cuéntame que piensas