Problemas de belleza y enfermería

23.4.16 0 Comments A+ a-




¡Buenas!

A diferencia de otras profesiones, enfermería afecta a ciertos aspectos que podríamos considerar "beauty". La piel (sobretodo de las manos) se ve agredida por cosas como la continua limpieza, así como las uñas. El ritmo diario de la profesión y el ambiente hospitalario también afecta a nuestro cuerpo, y el estrés y la falta de sueño se hacen palpables en forma de ojeras. Pero con algunas consideraciones y cuidados, todos estos factores no tienen porque afectar a nuestra belleza y bienestar.

Piel
Al tratar con personas, la higiene y la pulcritud es fundamental: tanto para no pegarles nada, como para que no te peguen nada y para que no se peguen nada entre ellos por tu culpa (lioso, lo sé.). Cuando entramos en contacto con un paciente, hay 5 momentos en los que debemos lavarnos las manos:

- Antes del contacto con el paciente
- Si se va a realizar una técnica estéril
- Después del riesgo de exposición a fluidos corporales
- Después del contacto con el paciente
- Después del contacto con el entorno del paciente

Así que ya os podéis imaginar la cantidad de veces que nos lavamos las manos al día.

Disponemos de varios productos para realizar el lavado de manos, pero se resumen en jabón y agua, solución alcohólica y clorhexidina/povidona iodada. Están ordenados de menor agresión a la piel a mayor. El último método se reserva para el lavado quirúrgico, mientras que aunque el jabón y el agua es lo más respetuoso con la piel, solemos usar la solución alcohólica por su rapidez y comodidad.

Además, nos exponemos a numerosos fluidos y líquidos que pueden dañar la piel. El uniforme suele ser de manga corta, y no es la primera vez que preparando medicación (sobretodo abriendo ampollas) me han saltado gotas de analgésicos, antibióticos y otros medicamentos a mi piel desnuda, con la consiguiente absorción que conlleva.
No voy a meterme en los fluidos corporales porque es terreno pantanoso, pero solo os digo que te puede saltar DE TODO. Y algunos de esos fluidos tienen PH's extremos que agreden a la piel.

Como podréis imaginar, todo esto se traduce en que la piel (sobretodo de las manos) se ve agredida, secándose, descámandose e incluso llegando a agrietarse. Para evitarlo, es fundamental hidratarlas e intentar darles unos mimos extras cuando tenemos tiempo en casa, porque una piel hidratada es una piel sana.
  • Para mantener la piel del cuerpo hidratada, y cuando las zonas más secas (sobretodo codos) necesitan un plus de hidratación, uso la manteca corporal "Manzana glaseada" de The Body Shop.
  • Para las manos uso dos productos: la crema de manos "flor de cerezo" de Deliplus mientras estoy en el hospital (su reducido tamaño es de lo más práctico), y actualmente uso la crema de manos con aceite de argán de Madre Labs. Además, cuando uso el exfoliante corporal le dedico unos segundos a las manos para que también se beneficien de él.
Uñas
Sobre las uñas: bien cortadas, limpias y sin pintar. Así de simple.

Las uñas tienen que ser cortas y estar limadas con esmero para evitar hacerle daño al paciente o engancharnos con algo. La escasa longitud de la uña junto a la prohibición del esmaltado forman el combo perfecto para desanimar a cualquier amante del nail-art. Pero es por motivos de seguridad, así que no queda más remedio que cumplirlo y dejar los pintauñas para los fines de semana o las vacaciones.

Al igual que las manos, las uñas también sufren los constantes lavados de manos. Un buen aceite reparador las protege y las mantiene fuertes para que no se astillen. Podemos usar un aceite especial para cutículas o cualquier otro aceite con propiedades regeneradoras y emolientes, como el de rosa mosqueta o el de jojoba.


Estilismo
Puede parecer una tontería, pero muchas enfermeras (y enfermeros) se quejan de esto.

El uniforme de enfermera es comúnmente llamado "pijama". Esta compuesto de dos partes (chaqueta y pantalón), y puede ser de varios colores en función del servicio en el que estés. Normalmente te lo proporciona el centro, y suelen llevar el logo del hospital.

El uniforme de enfermera es, en mi opinión, la quintaesencia de los uniformes: es cómodo (MUY cómodo), te permite moverte con libertad, tiene gran cantidad de bolsillos y en mi caso, al ser blanco, facilita mucho la limpieza del mismo.

No obstante, mucha gente le encuentre pegas. No a todo el mundo le gusta la uniformidad y/o la estética del mismo, así como el hecho de tener que ir con el pelo recogido y sin joyas.

Ambiente
De mi planta destacaría dos cosas: la poca humedad que hay y las diferencias de temperatura entre habitaciones. Lo primero se nota en cuanto estas unas cuantas horas ahí, pues los labios y las mucosas se te empiezan a resecar, y lo segundo en los constantes cambios de temperatura que experimentas mientras vas por las habitaciones y/o el pasillo.

Estos factores externos también afectan a nuestra piel. Es imprescindible mantenerse bien hidratada (en términos de beber mucha agua) para evitar pérdidas de agua, y usar productos que protejan los labios y la piel (de nuevo, una piel hidratada es una piel sana que puede resistir las inclemencias del ambiente).

Mis bálsamos favoritos para usar en el hospital son los de Crazy Rumors, ya que su reducido tamaño y su alto poder de hidratación son el combo perfecto para esta situación 


Estar de pie mucho tiempo
Las enfermeras nos pasamos la vida de pie o corriendo. Estar de pie tanto tiempo es un factor que predispone a padecer de insuficiencia venosa, lo que se traduce en piernas cansadas e hinchadas, arañas vasculares, varices...

Para relajar las piernas y evitar la temida insuficiencia venosa, recomiendo el uso de medias compresivas cuando se está trabajando. Al llegar a casa, las retiramos y ponemos las piernas en alto. Si a todo esto le sumamos un masaje con productos indicados para piernas cansadas, podremos sobrellevar esta desagradable sensación.

Ojeras
Los constantes cambios de turno y el estrés afectan al patrón del sueño, y si a eso le sumas que además del trabajo tienes que estudiar y atender otras obligaciones, nos encontramos con que no tenemos tiempo para dormir (o cuando se tiene, no se duerme bien).


Para cuidar mis ojeras uso dos contornos de ojos: el azulene de Earth Science y el de leche de cabra de Ziaja. Si quiero camuflarlas, utilizo el borrador óptico de Maybelline.

Espero que esta entrada os haya gustado, y si tenéis algún consejo para combatir estos problemas.... ¡hacédmelos saber en los comentarios!


Gracias por leerme ~


RSS Facebook Twitter Instagram Pinterest Google +

Este post ha sido redactado según el código de confianza C0C

Cuéntame que piensas